Facebook Twitter Youtube
El Dominion Bilbao Basket se llevó el partido por 69-75

El Tecnyconta sucumbe ante los elementos

Escrito por Dani Marzo (@Marzo_s)

Domingo, 09 Octubre 2016 23:12
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Bellas protesta al árbitro (Foto: Dani Marzo)

Dijo Felipe II tras la derrota de la Armada Invencible, que había enviado sus naves a luchar contra los hombres, no contra las tempestades. De manera similar ha debido de finalizar el encuentro Andreu Casadevall, satisfecho por el trabajo de un equipo que fue capaz de plantarle cara a Dominion Bilbao Basket, pero que sucumbió ante los elementos.

Y es que fue un encuentro que nació torcido. Un problema con la mesa de anotación retrasó el inicio durante algunos minutos, cambiando la rutina de salida de ambos equipos. Lo notó el partido y especialmente el equipo local, al que le costó un par de minutos conseguir su primera canasta. Una vez destapado el aro, el Tecnyconta se lanzó a por el partido. Norel dominaba la pintura, mientras Jelovac y Benzing le secundaban desde el perímetro. Pero todo cambió con el tiempo de televisión. Mumbrú anotaba de tres y se convertía también en protagonista de la jugada en la que Jelovac caía lesionado por una preocupante torcedura de tobillo. El primer contratiempo dejó al equipo aturdido y se marchó por debajo al final del primer cuarto, 14-17.

La ausencia del serbio le otorgó a Fotu la oportunidad de mantener la buena línea de juego mostrada en el partido ante Unicaja. El neozelandés no la quiso aprovechar y se echó el equipo a las espaldas, liderando el ataque de un Tecnyconta que presentaba en sociedad a las profundidades de su banquillo. Tuvo buenos minutos Kraljevic, tanto en ataque como en defensa, e incluso tuvieron su oportunidad Servera, Pursl (en el tercer cuarto). Con estos ingredientes, se podía apreciar la mejor versión de los rojillos en este inicio de temporada, logrando incluso distanciarse en el marcador, que al descanso reflejaba la superioridad local, 35-29.

Benzing elevó la máxima hasta los nueve en los primeros minutos de la segunda mitad. Un toque de atención para el Dominion Bilbao Basket que pareció despertar. La defensa elevó el nivel, y además, al Tecnyconta se le presentaron los fantasmas de derrotas pasadas. Un equipo capaz de juntar en su cinco a Mumbrú, Hervelle y Javi Salgado provoca por obligación las pesadillas en la marea roja, que cada vez que vuelve a sufrirlos sobre el parqué siente sudores fríos. Unos y otros fueron los encargados de darle la vuelta al marcador, con triple final incluido para el belga, que por entonces ya había hecho buenas migas en la pintura con Henk Norel.

50-53 para empezar el cuarto final y Bilbao que como hizo Valencia quiso matar el partido en esos minutos decisivos. El rigor arbitral castigaba cada defensa rojilla con falta, hasta llevar a la desesperación a la afición rojilla. Despegaba Bilbao Basket, que se iba hasta el 50-57 pero no tardaba el CAI en agarrarse de nuevo al partido. Y no, no es un error. Es que la grada entera volvió a sentir el grito atronador de antaño para llevar en volandas al equipo en busca de la segunda victoria de la temporada. Pero no pudo ser. Dominion Bilbao Basket supo jugar mejor sus cartas en los instantes decisivos y los colegiados aplicaron criterios distintos a ambos lados de la cansa. Una suma que solo podía ofrecer un único resultado. El encuentro se marcho hacia tierras vascas por el definitivo 69-75.

Estadísticas Completas

CLICK PARA COMENTAR


 

 
El Desmarque