Facebook Twitter Youtube
Los de la Almozara ganaron a la UE Llagostera por 2-0

El CD Ebro no sabe de favoritos

Escrito por Dani Marzo (@Marzo_s)

Domingo, 28 Agosto 2016 16:00
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Los jugadores celebran la victoria (Foto: Dani Marzo)

El equipo zaragozano consiguió su segundo triunfo en la segunda jornada de la temporada después de deshacerse de uno de los principales favoritos al ascenso del grupo III de la Segunda División B, la UE Llagostera. Los aragoneses anotaron su primer gol en el inicio y el segundo en los últimos instantes, redondeando así una magnífica actuación.

No lo podían ni imaginar, ni unos ni otros. En el primer acercamiento a la portería visitante, Moustapha, un centrocampista de largo recorrido, pero que se prodiga poco por área contraria, definía a la perfección ante el portero de la Llagostera para anotar el primer gol del partido. Apenas habían pasado un par de minutos y el partido ya estaba de cara para el CD Ebro. Un gol que sin embargo, no cambiaba en exceso el guión. El equipo catalán buscaba dominar el encuentro y los aragoneses, mantener la solidez defensiva para tratar de lanzar contras peligrosas. Con la tranquilidad del gol, el conjunto zaragozano vivía cómodamente despejando cada intento del conjunto gerundense por acercarse a la portería de Montoya. Precisamente el portero riojano sería doble protagonista. Por una parte, despejando una de las pocas oportunidades de la Llagostera en la primera parte, por otra, al sufrir una lesión en la mano que pararía el partido y obligaría a Emilio Larraz a cambiar de portero.

Ya en la segunda mitad, el equipo catalán aumentaría la presión sobre la meta local, en esta ocasión defendida por Raúl Marqueta. Seguían sin encontrar el camino los visitantes para alcanzar el gol, siendo la más importantes de las ocasiones de la Llagostera un libre indirecto dentro del área pequeña del equipo arlequinado, que acabó en las nubes. El entrenador visitante lo probaba todo para intentar de quebrar la sólida defensa local, cambiando incluso el sistema, apostando por jugar con tres centrales. Un ímpetu que permitía salir al CD Ebro cada vez con más peligro, hasta que en la última jugada del encuentro, el balón pasaba de un lado al otro del área hasta llegar a los pies de Gabarre, que no perdonaba el segundo.

Un 2-0 con el que el CD Ebro confirma su gran estado de forma después de conseguir la victoria ante Sabadell y Llagostera, dos de los equipos que a priori estaban llamados a estar en la parte alta de la clasificación.

CLICK PARA COMENTAR


 

 
El Desmarque