Facebook Twitter Youtube
La opinión de Pedro Bellido

Ander Herrera y una declaración de amor

Escrito por Pedro Bellido

Viernes, 05 Febrero 2016 18:46
Reportar vídeo Reportar


Leo las declaraciones de un zaragocista de tomo y lomo y no puedo hacer otra cosa que sonreír a caballo entre la alegría y cierta nostalgia. A mí no me hace falta que Ander Herrera proclame su amor por nuestros colores, pero que lo haga en la situación en la que se encuentra el club no es sólo otro guiño sincero de un zaragocista de cuna: es un flechazo al corazón.

Siempre sentí predilección por Ander. Es un chaval (para mí siempre lo será) más bueno que el pan que se ha ganado estar donde está a base de fútbol y huevos, dos virtudes imprescindibles para vestir una carrera de éxito a la que sólo le falta el merecido premio de la selección nacional absoluta. Ojalá algún día lo logre. Y ojalá algún día vuelva al Real Zaragoza a continuar engrandeciendo su carrera. Alguno todavía dirá que juega por su padre.

Recuerdo con mucho cariño un día en la Ciudad Deportiva en la que los juramentos de Manolo Villanova hacían más ruido que los aviones de la Base Área. Ni sé las veces que Manolo paró el entrenamiento para mentarle a su padre, a sus ancestros y a cualquier espíritu herreriano que pasara por allí. Yo veía jugar a aquel cabezón con piernas de alambre y ese día, en ese entrenamiento, era el único que hacía cosas dignas de mención. Aun así, Manolo le castigó los oídos mil veces.

Quiso la casualidad que ese día, como tantos otros, disfruté de la compañía de Manolo alrededor de un asado. No pude resistirme a preguntarle por qué al único que le gritaba era a Ander cuando a mí, humildemente, me parecía el mejor. La respuesta de Manolo, como tantas de sus palabras, fue una lección ulterior: "Porque es el único que cuando toca la pelota sale redonda. Con un mendrugo no pierdo el tiempo".

01 CLICK PARA RESPONDER

El Desmarque