Facebook Twitter Youtube

La trituradora

Escrito por Pedro Bellido

Miércoles, 19 Octubre 2016 12:47
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Luis Milla durante un encuentro esta temporada (Foto: Dani Marzo)

Ahora es Milla. Antes fue Carreras, antes Popovic, antes Víctor Muñoz, antes… El Real Zaragoza es una picadora de carne. El Real Zaragoza y su entorno, que quede claro. Me da igual quién se enfade. Ni los que tienen que apretar la tecla saben a cuál darle ni los que asistimos al espectáculo tenemos una gota de paciencia. Se nos ha terminado.

Ahora es Milla. Van pasando uno tras otro y aquí seguimos los mismos. Las mismas urgencias, las mismas quejas, los mismos anhelos, las mismas miradas desconfiadas… La misma creencia de que con la camiseta se sube a Primera División. Y no. Con la camiseta acaso asustas el primer año. Pero luego eres uno más. Y por mucho que nos pese, el Real Zaragoza ya es uno más. Hace tiempo.

Ahora es Milla. Pero quizás llegó el momento de que el club se siente delante de los aficionados y nos diga la verdad (que por otra parte es evidente): “Oigan, somos un grupo de gente con más dinero que la mayoría de ustedes y casi el mismo entusiasmo, pero de fútbol sabemos lo que ustedes. Tenemos una deuda de narices, pero no una idea definida de cómo hacer las cosas. Trajimos a Juliá y a Milla porque pensamos que con el recuerdo del pasado y el carácter aragonés nos iba a alcanzar para vivir tranquilos al menos un año, pero nos hemos dado cuenta de que hacemos una plantilla de verdad para subir o vamos a seguir igual por los siglos de los siglos. Necesitamos su ayuda”.

Ahora es Milla. Pero mientras todos sigamos pensando igual (ellos a lo Tarzán y nosotros pensando en la Recopa) ahora será él y mañana todos.

01 CLICK PARA RESPONDER

 

 
El Desmarque