Facebook Twitter Youtube
Al colombiano le va la competencia

Hinestroza en el Kiosco de El Bony

Escrito por Pedro Bellido

Domingo, 14 Febrero 2016 19:15
Reportar vídeo Reportar


Las casualidades le encantan al clásico aragonés. Y da la casualidad de que en noviembre anduvimos juntos por Colombia. Hoy, cuando Hinestroza  ha sido la sorpresa del once (no para ElDesmarque, se lo avisamos ayer) y también el protagonista del partido, el clásico aragonés ha recordado lo mucho y bien que le hablaron un día del colombiano allá en su tierra.

El clásico aragonés y yo hablamos largo y tendido de Hinestroza en Bocagrande una mañana de playa en el kiosko de El Bony, un gigantón negro que fue campeón de boxeo en Colombia y ahora sirve el mejor patacón de la ciudad y una sopa de pescado colosal al lado del mar que baña las costas de Cartagena de Indias. El Bony, que es el Rocky colombiano en la vida real, se sentó en nuestra mesa y después de dibujarnos con palabras los mejores combates de su vida habló mil maravillas de Hinestroza. Nos dijo que, para él, el chico tenía que estar de inmediato en la selección colombiana, a lo que el clásico aragonés le respondió que una cosa es que comiera con nosotros y, otra, que sólo él fuera el que bebiera vino. Ya pueden imaginar que ayer el clásico aragonés no recordaba jamás haber dicho eso.

Hinestroza (que allá se dice Hinestrosa y aquí el único que lo pronuncia bien es Ortiz Remacha) hoy se ha salido, literalmente. Ha sido el jugador rápido y eléctrico que nos dibujó El Bony mientras el clásico aragonés y yo nos mirábamos desconfiados deseando que esa historia significase un descuento en la larga factura que nos esperaba. Hoy por fin hemos visto al Hinestroza del boxeador. Un tío capaz de hacer una rabona en área propia y contraria. De haberse tatuado el escudo del Zaragoza cuando lo normal es que en junio no siga. De haber sellado a lo Cani una victoria que al clásico aragonés y a mí nos da en la nariz que nos va a recordar mucho a aquella de Oviedo.

01 CLICK PARA RESPONDER

 

 
El Desmarque