Facebook Twitter Youtube
El último berrido, el blog de Pedro Bellido

A Andreu le echan de casa

Escrito por Pedro Bellido

Lunes, 06 Marzo 2017 15:25
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Casadevall alecciona a Jelovac (Foto: Dani Marzo).

Prescindir de Andreu Casadevall puede ser, sin lugar a dudas, el error más grave de los 15 años de buena gestión de Reynaldo Benito. Ya no sólo por el momento, justo antes del decisivo partido ante Obradoiro, sino por el hecho de cortar la cuerda por el lado del entrenador, cuando en realidad el hilo más débil de este equipo es la propia plantilla.

Se marcha, le echan, un técnico trabajador, un currante, un albañil del baloncesto que ha dado lustre y sentido a un equipo que no tenía un entrenador tan definido desde la triste muerte del querido Jose Luis Abós. Se va a un hombre apreciado en la ciudad y enormemente valorado entre la gran mayoría de la afición rojilla, que sabe, a ciencia cierta, que con las armas que le han dado no se puede hacer más. Y se va sobre todo un hombre del club, una persona que había encajado de manera colosal en un proyecto por el que parecía nacido para ello.

Va a dejar la ciudad un entrenador cuyo espíritu siempre fue el de tener los pies en el suelo. El de trabajar de manera denodada con lo que tenía, que a decir verdad ya se ve que no es mucho. Se va a un buen tío que ha sabido aclimatarse a Zaragoza, donde se ha comportado como un maño más, dejar poso por ahí por donde ha pasado. Ha sido un entrenador sincero, un técnico cuya sintonía con Reynaldo Benito parecía inquebrantable hasta allá por el mes de diciembre. Sus palabras de la rueda de prensa anterior al partido ante el Fuenlabrada han sido el único puñetazo encima de la mesa de una persona cuya mirada sólo tenía la profundidad del club. Pidió dos jugadores en una súplica desesperada por ver que su trabajo se iba por el sumidero. Pero por lo que sea, ahora es la voz de Salva Guardia la que escucha un Reynaldo que estoy seguro que lo está pasando mal en este trago.

Creo que vendrá Luis Guil, al que le deseamos la mayor de la suertes. Lo que desde luego está claro es que su suerte estará completamente ligada a la de Salva Guardia, un director deportivo que vive bajo la alargada sombra del fenómeno Willy Villar. Insisto que es su consejo el que escucha Reynaldo, y tengo la certeza de que la destitución de Andreu llega motivada por lo que le cuchichea el director deportivo al presidente. Veremos si acierta. Personalmente creo que no.

CLICK PARA COMENTAR

 

 
El Desmarque