Facebook Twitter Youtube
El nuevo proyecto invita al optimismo de la afición

Recuperar la ilusión

Escrito por Álvaro Montaner

Jueves, 28 Julio 2016 19:35
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Xumetra durante su presentación. | Dani Marzo

El final de la Segunda División dejó un punto de inflexión dentro de la afición del Real Zaragoza. Tras el 6-2 en Palamós, la no clasificación para los playoffs y la incertidumbre de cara al futuro próximo desencadenaron, tras la tristeza, la rabia de una hinchada harta de no recibir lo que daba. Días después a esa humillación histórica ante el Llagostera, el director deportivo del club Narcís Juliá comparecía en rueda de prensa para hablar de lo inmediato. Sobre el panorama que esperaba. 

Y la verdad es que no era muy esperanzador. Porque muchos jugadores parecían tener las horas contadas en el Real Zaragoza y, de hecho, varios de ellos -como Guitián como caso más destacado- pusieron pies en polvorosa del conjunto aragonés. Pero algo empezaría a cambiar con el inicio del mercado. Primero, antes incluso de su inicio, un rumor se convirtió en realidad y Alberto Zapater reunía a 5.000 zaragocistas de corazón en las gradas de La Romareda

Ese sería el primer golpe de efecto de la dirección deportiva. El segundo sería el de Cani. Reunió al mismo número de personas y, de repente, algo empezó a cambiar en la percepción de la afición. Fue como si todo hubiera sido un mal trago y el zaragocismo se reiniciase de repente. Ha habido más fichajes, claro. Marcelo Silva, Popa, Irureta, Xumetra, Barrera, Casado, Fran Rodríguez o Ratón -ya del primer equipo a todos los efectos-.

El último retoque a este proyecto ha sido la confirmación de la vuelta de Manu Lanzarote. Jugador determinante el curso pasado, para esta campaña se compromete a un año de contrato. Además, piezas muy importantes la temporada pasada que no han dudado en seguir en el barco blanquillo como Javi Ros, Erik Morán o el maltrecho Wilk, del que se esperan grandes cosas este curso si las lesiones le respetan y si su recuperación ha ido por el buen camino. 

Con Luis Milla como capitán de esta nave, la sensación de desánimo se ha ido tornando en esperanza. Esa esperanza, parece que se ha ido convirtiendo en ilusión. Y una prueba de todo esto es la cifra de abonados que lleva la campaña zaragocista: el pasado miércoles el club hablaba ya de 15.500 abonados para el curso 2016/2017 desde que se abriera el plazo de renovación y compra el pasado 27 de junio. Una cifra muy positiva en el plazo de un mes.

Se está recuperando la ilusión. Los despachos siguen en pleno funcionamiento y todavía llegará alguna sorpresa más, no lo duden. Pero lo más importante es llegar con las sensaciones completamente renovadas al próximo inicio liguero. El Real Zaragoza debe demostrar, en La Romareda y ante el UCAM Murcia que está llamado a ser el gallo del corral y el que marque la ley en la Liga2 de la competición que empezará a finales de agosto. 

CLICK PARA COMENTAR

 

 
El Desmarque