Facebook Twitter Youtube
La opinión de Jorge Oto

El lenguaje de Culio

Escrito por Jorge Oto

Lunes, 08 Febrero 2016 16:54
Reportar vídeo Reportar


Hace una semana, el anuncio del fichaje de Culio por el Real Zaragoza revolucionó a gran parte del zaragocismo. Su exceso verbal durante la celebración del ascenso con Las Palmas a costa del equipo aragonés fue tomado como una afrenta imperdonable para un sector de la afición, que no aceptaba la decisión del club de incorporar al argentino. Se consideraba algo así como una alta traición, la enésima ignominia a un escudo demasiado castigado en los últimos años.

Algunos de aquellos que clamaban al cielo ante semejante afrenta relajaron el semblante ya en la presentación del centrocampista. Ya entonces, Culio mostró lo que unos días después iba a confirmar sobre el césped: carácter, personalidad y coraje. "Me voy a matar en el campo", prometió. Y así lo hizo ya el sábado ante el Leganés. Apenas tardó unos minutos en convertir los últimos pitos en vítores y en revertir los insultos en alabanzas.

La Romareda puede ser despiadadamente cruel con los suyos, pero es justa. Por eso perdonó a Culio. Porque se ganó la clemencia a base de esfuerzo, tesón, sacrificio y solidaridad. Forma parte del ADN argentino, ese que tan bien conoce el zaragocismo. Culio seguirá sometido a vigilancia estrecha durante un tiempo para recordarle que aquello que hizo dolió, pero, si Culio cumple su promesa y se deja el alma en el campo, no solo logrará el perdón definitivo de su afición, sino que esta lo defenderá con uñas y dientes y lo convertirá en su referente.

Futbolísticamente, Culio le da al Zaragoza todo de lo que adolecía. También calidad. Y, sobre todo, liderazgo, una virtud de la que la afición se siente huérfana desde hace demasiado tiempo. Y eso son palabras mayores. Si él quiere, La Romareda se entregará a Culio en cuerpo y alma. Al fin y al cabo, ambos hablan el mismo lenguaje. 

01 CLICK PARA RESPONDER

 

 
El Desmarque