Facebook Twitter Youtube

El sinvergüenza vergonzoso

Escrito por Jorge Oto

Martes, 15 Noviembre 2016 17:11
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

El aragonés al ser sustituido ante el Mirandés (Foto: Dani Marzo)

Cani es un sinvergüenza. No existe mejor término para definir su fútbol desvergonzado, osado, atrevido y excitante. Siempre ha sido así. No ha cambiado. Lo era en el juvenil, donde ya encandilaba, y también en el filial, cuando comenzaron a confirmarse todas las sospechas. Y lo fue en el primer equipo del Real Zaragoza. Y en el Villarreal. Y en el Atlético. Y en el Deportivo.

Cani es así, un futbolista caradura que convierte cada jugada en fechoría, al balón en cómplice y al rival en incauto objeto de sus travesuras. Y La Romareda, ávida de gamberradas, se relame. Se diría que las miles de sonrisas que alumbraron al estadio el pasado domingo, cuando el de Torrero estuvo a punto de volcar el campo con una vaselina marca de la casa, camuflaban una súplica de perdón al canterano, tan injustamente castigado en el pasado.

Ahora, La Romareda ha cambiado. Lo ha hecho a base de disgustos, bofetadas, bochornos y angustia. Nada como una larga travesía por el desierto para aprender a valorar los oasis de felicidad que ofrece el fútbol divertido, plástico, estético y precioso que ofrece Cani. Y este desvergonzado perdona. Porque también es buena gente, pero, ante todo, es zaragocista como el que más. Por eso se relame aquellas heridas que todavía escuecen.

Por eso sonreía al regresar a su campo tras esa obra de arte ante el Mirándes. Porque, en realidad, Cani es vergonzoso y se ruboriza ante la ovación, el halago y el piropo. De camino al vestuario, el aragonés no se atrevía a levantar la mirada mientras recibía la mayor ovación que La Romareda ha brindado a nadie en años. Así es Rubén, bromista consumado y adalid del buen rollo. Así es Cani, un vergonzoso sinvergüenza. 

01 CLICK PARA RESPONDER
El Desmarque