Facebook Twitter Youtube
Antes, con la llegada de Culio y Ros, el Zaragoza mordía...

¿Problema físico o bloqueo mental?

Escrito por Jorge Oto

Lunes, 11 Abril 2016 21:07
Reportar vídeo Reportar


El Real Zaragoza no es el que era. Está claro. Lo que no lo está son las causas de una transformación que amenaza seriamente las posibilidades de ascenso del equipo aragonés, al que La Romareda recriminó el domingo en numerosas ocasiones su escasez de fútbol, pero, sobre todo, su falta de intensidad, la gran ausente en los últimos choques de los de Carreras.

Hace un par de meses, coincidiendo con la llegada de los nuevos, sobre todo Culio y Ros—el Zaragoza mordía a su oponente, al que apenas otorgaba espacio para respirar. Hoy, parece no tener claro si presionar la salida, replegar o achicar y, lejos de morder, ni asusta.

El problema parece físico. Desde luego, la escuadra aragonesa no atraviesa su mejor momento en este apartado y está inmersa en uno de esos picos bajos de la temporada justo cuando esta afronta su etapa decisiva. Con casi la totalidad de componentes de la plantilla lejos de su mejor versión y varios lesionados, la esperanza consiste ahora en confiar en que este precario estado físico pasará a tiempo, siempre, eso sí, que ese sea el problema.

Porque hay quien sostiene que el mal del Zaragoza es sobre todo mental. Estas opiniones advierten de un bloqueo y una ingente dosis de ansiedad que se apoderarían de las piernas y principalmente del cerebro de los jugadores. Si están en lo cierto, la victoria ante el Mallorca ejercerá de analgésico a pesar de las inmensas dudas. Si no, habrá que ir reservando diván.

01 CLICK PARA RESPONDER

 

 
El Desmarque