Facebook Twitter Youtube
Láinez está acumulando méritos para seguir

La patata caliente de Lalo

Escrito por Chesus Santamaría

Martes, 25 Abril 2017 12:39
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

Podía pasar y está pasando. Pero era un precio que había que pagar obligatoriamente. César Láinez está registrando unos buenos números y nadie se atreve a augurar dónde está el techo del joven entrenador. Por ahora, cinco partidos sin perder es su bagaje como técnico del Real Zaragoza y la sensaciones que emite su equipo han alejado los fantasmas del descenso. Suficiente para que gran parte del zaragocismo quiera que se quede el año que viene. La solución parece fácil: se renueva su contrato y listo. Sin embargo, ambas partes dejaron claro en la presentación que esto era un tema eventual y el técnico volverá al filial en junio. Conclusión: la gran decisión de poner a Láinez para enderezar el rumbo de la nave zaragocista va a marcar el inicio del proyecto del próximo año. ¿Alguien tiene alguna duda?

Lalo Arantegui tiene muy claras las piezas claves para acometer el ascenso a Primera el próximo curso. Lo tiene y lo tenía nada más aterrizar en el Real Zaragoza. Nuevo entrenador de un estilo muy marcado, renovación en la defensa, columna vertebral muy definida, jugadores con hambre y máxima precisión en la elección de los delanteros. El plan sigue en marcha y su ejecución está siendo buena. Nombres como el de Simone Grippo y Natxo González ya han trascendido y hay otras cinco o seis operaciones muy bien encaminadas. Pero el 'ciclón Láinez' va a marcar todo lo que se haga. Su sombra va a estar siempre presente y su posibilidad va a reducir la paciencia de los aficionados.

Los proyectos de ascenso de los nuevos dueños del Real Zaragoza han venido marcados desde el inicio por diferentes circunstancias. Resulta vital iniciar el próximo de una forma pura, poco contaminada y con la calma suficiente para que vayan engranando las piezas. El primer año hubo demasiadas prisas y excesivas interferencias de algún directivo con afán de protagonismo que prefirió el amiguismo al profesionalismo. El segundo año se torció y hubo un cambio de timón con la desastrosa decisión de confiar el barco a un Juliá demasiado romántico y poco efectivo. Una vez extirpados esos males, queda velar por la naturalidad en el plan de ejecución del nuevo director deportivo.

Hay tiempo hasta para soñar con el playoff y siete partidos para que Láinez siga acumulando méritos para continuar en el banquillo la temporada que viene o para optar a él en cuanto se tuerzan las cosas. No parece el mejor escenario para la llegada de un nuevo entrenador, para el engranaje de una plantilla con muchos cambios, para resetear un club lleno de virus... Lalo tiene una patata caliente entre sus manos y en ocasiones es mejor adecuarse a las circunstancias a pesar de que éstas cambien lo planificado. La patata está tan caliente hasta el punto de plantearse rupturas de acuerdos alcanzados. En este Zaragoza convulso puede llegar a ser más importante la paz social que el convencimiento propio o las apuestas personales. La vida viene como viene...

, pero 

01 CLICK PARA RESPONDER

 

 
El Desmarque