Facebook Twitter Youtube
Libre y directo, el blog de Óscar Marco

Real Zaragoza y Huesca tiran cuatro puntos a la basura

Escrito por Óscar Marco

Sábado, 28 Mayo 2016 01:51
Facebook Twitter 14
Reportar vídeo Reportar


Es la primera reflexión que saco del derbi. Los equipos aragoneses han mandado al limbo cuatro puntos que les vendrían de lujo para sus respectivos objetivos, a los blanquillos para tener casi cerrada su presencia en el play off y a los oscenses para ser matemática su permanencia en Segunda División. Real Zaragoza y Huesca han dejado a un lado los lazos efectivos y se han convertidos en los equipos más legales y dignos de la competición. Las cuentas son claras: dos empates en dos partidos, de los seis puntos en juego sólo han sumado dos. Lo dicho, cuatro puntos han ido directamente a la basura.

Vaya por delante que queda muy bien la defensa del `fair play´ y tal, pero lo cierto es que miras a un lado y otro y, sobre todo a estas alturas de la temporada, hay muchas cosas que huelen mal. En ningún caso, eso sí, en el derbi aragonés, donde el empate dejó a Real Zaragoza y a Huesca a un paso de sus objetivos. Ahí Javier Tebas no tiene nada que investigar. Puestos a imaginar, yo, que no debo ser un tipo muy legal por semejante ocurrencia, imagino una victoria zaragocista en La Romareda y una azulgrana en El Alcoraz, es decir, el equipo de Lluis Carreras sería hoy cuarto con 63 puntos, con una victoria tendría el play off asegurado, mientras que el Huesca tendría 51 puntos y su continuidad en Segunda sería un hecho. No es más que una idea, y soy consciente de que está mal visto incluso pensarla, pero es que somos tan pocos en Aragón que estaría bien ayudarnos un poco y defender lo nuestro, que evidentemente nadie de fuera va a venir a hacerlo. Yo, ahí lo dejo, por si hay una nueva ocasión.

De la realidad del Real Zaragoza casi es mejor ni escribir. La segunda parte en El Alcoraz fue indigna para un equipo que quiere ascender a Primera. El mejor ejemplo es el gol de Samu Sáiz, que llegó con los blanquillos con dos hombres más sobre el césped por la expulsión de Machís y la lesión de Íñigo. Las consecuencias de la derrota tiene nombre propio, el de Lluís Carreras, al que buena parte del consejo incluso se planteó destituir de forma fulminante. Imperó la cordura y el catalán será el entrenador el domingo contra el Oviedo, una final en La Romareda en la que el sueño del play off pasa una vez más por ganar o ganar.

CLICK PARA COMENTAR

 

 
El Desmarque