Facebook Twitter Youtube
LIBRE Y DIRECTO, EL BLOG DE ÓSCAR MARCO

Ahora resulta que Láinez tiene flor y que Ángel es un delantero top…

Escrito por Óscar Marco

Lunes, 17 Abril 2017 20:59
Reportar vídeo Reportar

1       
Pulse para ampliar

César Láinez todavía no conoce la derrota (Foto: Dani Marzo).

En las últimas horas no son pocos los seguidores –léase todo aquel que analiza los partidos del Real Zaragoza- que han resumido la aportación de Láinez diciendo que es un entrenador con flor. Vamos, resumiendo, que César tiene un jardín en salva sea la parte y que por eso el equipo muerto de Agné ahora es un conjunto que sí sabe a lo que juega, que ha puesto tierra de por medio con el descenso y que, por otra parte, obliga a preguntarse qué hubiera pasado si Láinez hubiese ascendido al primer equipo un mes antes.

Afortunadamente, estos seguidores son los menos, pero los hay, y por eso es importante tenerlos localizados. Sobre todo porque luego son los primeros en subirse al carro de los éxitos. Muchos de estos pocos, son los que hace unos meses criticaban cada acción de Ángel hasta la extenuación y que ahora, después de frotarse los ojos con sus 18 goles y su incalculable aportación al equipo, creen que el tinerfeño es un delantero top al que hay que renovar sí o sí. Os daré una pista, estos seguidores –insisto, no solo hablo de aficionados porque también hay muchos periodistas y opinadores en tertulias- son fáciles de localizar, porque llevan unas enormes gafas de madera para ver el fútbol. Todos los demás, no os deis por aludidos.

No es cuestión de pasar facturas, pero tanto en el caso de Láinez como en el de Ángel encuentro un denominador común que ha ayudado muy poco, o mejor dicho nada, al Real Zaragoza, ese no es otro que Narciso Juliá. En el caso de César porque a mitad de enero, después del desastre contra el UCAM de Murcia, el zaragozano ya debió sustituir a Agné en el banquillo. Probablemente hoy el objetivo del equipo sería otro, mucho más cercano a la lucha por el ascenso que al actual de la permanencia. Pero claro, qué le vamos a pedir a Juliá respecto a Láinez, si en verano no quiso renovarle y solo los principales del club fueron capaces de hacerle cambiar de opinión. Con Ángel el caso también nos lleva a hablar de su renovación, porque ahora su continuidad parece utópica. 18 goles y los que vendrán de aquí al final son sinónimo de ofertas de Primera, pero ¿qué hubiera pasado si Juliá le hubiese puesto un buen contrato encima de la mesa al pichichi zaragocista el pasado mes de diciembre? Nunca lo sabremos, aunque seguro que las opciones de renovar se hubieran multiplicado por mil.

En fin, volviendo a César Láinez, ojalá siga mucho tiempo en el banquillo, más incluso de lo que él mismo desea, porque será la mejor noticia para nuestro Real Zaragoza. Que yo, personalmente, ya estoy cansado de experimentos se llamen Ranko, Lluís, Luis, Raúl o Nacho.

01 CLICK PARA RESPONDER


 

 
El Desmarque