Facebook Twitter Youtube
Hay que fomentar un grupo intermedio entre la euforia y el pesimismo

Blindando la portería, el ascenso está mucho más cerca

Escrito por Óscar Marco

Lunes, 21 Marzo 2016 20:56
Reportar vídeo Reportar


El empate en Tenerife ha vuelto a dividir a los zaragocistas en dos, los que ven el vaso medio lleno –aquellos que por mal que vaya el equipo siempre encuentran motivos para creer-, y los más cercanos al CLÁSICO ARAGONÉS de mi amigo Pedro Bellido –esos que por bien que esté el Real Zaragoza, siempre tienen argumentos para la sospecha-. Creo, sinceramente, que debemos fomentar un grupo intermedio, alejado de los extremos, sensato en el análisis y, sobre todo, instalado en el realismo de una Segunda sobre la que resulta difícil pronosticar más allá del siguiente fin de semana.

El Real Zaragoza no jugó bien en Tenerife. Al menos, no gustó como lo hizo en la victoria en Córdoba, una semana después en la batalla de El Sadar, o en los 50 minutos con un hombre menos contra el Alavés. Es decir, el del Heliodoro Rodríguez López ha sido su peor partido a domicilio del último mes. Hasta aquí, yo creo que todos estamos de acuerdo, pero claro, también hay que valorar que el equipo de Lluis Carreras atraviesa por su mejor momento de la temporada.

El Real Zaragoza acumula 7 partidos sin perder, 3 encuentros consecutivos con la portería a cero, ha sumado 15 puntos de los últimos 21 disputados, y de la duodécima posición ha pasado a la quinta. Estos son datos objetivos, que no admiten replica, después ya podemos entrar en cuestiones menores pero la realidad es la que es.

Una de esas cuestiones que el conjunto blanquillo ha puesto en entredicho es su faceta goleadora. Sólo ha marcado un gol en los últimos tres partidos, y fue Pulido, central del Albacete, en propia puerta. El Real Zaragoza ha perdido presencia ofensiva y Ángel vuelve a aparecer como un hombre solitario con el que resulta misión imposible combinar. Pienso que el problema nace en la línea medular, los rivales optan por cubrir la salida de balón de los centrales y, sobre todo, de Erik Morán y ahí acaba buena parte de la fluidez del conjunto blanquillo.

Es el momento de que Ros y Culio den un paso al frente, más si cabe teniendo en cuenta que la lesión de Morán obligará a Carreras a recomponer el dibujo. El Real Zaragoza vuelve a La Romareda y hacer bueno el empate de Tenerife pasa por ganar al Girona. Yo, desde luego, tengo claro que blindando la portería el ascenso, a pesar de no jugar bien, está mucho más cerca.

03 CLICK PARA RESPONDER

 

 
El Desmarque