Facebook Twitter Youtube
Valioso triunfo en Zorrilla

El Zaragoza sabe sufrir y suma una victoria de oro

Escrito por Álvaro Montaner

Sábado, 16 Abril 2016 20:25
Facebook Twitter 38
Real Valladolid
1
2
Real Zaragoza
Celebración del gol de Lanza. (Foto: LFP)
Celebración del gol de Lanza. (Foto: LFP)
Goles

0-1, m. 07, Lanzarote. 1-1, m. 39, Manu Del Morán. 1-2, m. 61, Pedro.

Alineaciones

Real Valladolid

Kepa; Chica, Marcelo Silva (Samuel, m. 57), Juanpe (Rodri, m. 80), Mario; Álvaro Rubio, Leao; Juan Villar (Guzmán, m.83), Mojica, Manu; Roger.

Real Zaragoza

Manu Herrera; Isaac, Guitián, Vallejo (Abraham, m. 83), Rico; Dorca, Ros (Diamanka, m.76); Pedro, Lanzarote (Tarsi, m. 67), Hinestroza; Dongou.

Árbitro

Cordero Vega del colegio cántabro.

Tarjetas

Amarillas para Javi Ros y doble amonestación a Pedro, que terminó expulsado, por parte del Real Zaragoza; y Marcelo Silva, Manu del Moral y Samuel por parte del Real Valladolid.

Incidencias

El Real Zaragoza va en serio. Tenía un examen de nivel en el José Zorrilla y ha demostrado que va a saber sufrir lo que le queda de Liga. Las cosas se le pusieron de cara pronto, pero el Valladolid le devolvió el golpe antes del descanso. En la segunda parte los pucelanos salieron crecidos, con ganas de darle la vuelta a la película. Pero el conjunto aragonés, esta vez sí, supo sufrir con un marcador igualado y con un jugador menos. 

Lo cierto es que Lluis Carreras puso sobre el terreno de juego un once inteligente. Ante la ausencia de Ángel, el técnico catalán buscó la pólvora en la segunda línea, poniendo a Hinestroza, Pedro y Lanzarote en el equipo titular. Y su plan dio resultado. Esa línea de tres, que ejercía como los guardaespaldas de Dongoul, generó más peligro del que puso hacer el camerunés. 

Especialmente por las bandas. Hinestroza y Lanzarote fueron lo mejor del Real Zaragoza en la primera mitad. Al colombiano, desde los primeros minutos, se le vio con intención de crear peligro. Desbordando por la banda, Freddy fue un puñal que superó a Chica cada vez que se lo propuso. Fruto de esa velocidad y esa verticalidad llegó el primer gol. El colombiano robó un balón en mitad de campo, avanzó y puso un gran centro para que Lanza, con una volea milimétrica, adelantase al Real Zaragoza en el minuto 7 de partido. 

La vida le sonreía al conjunto aragonés. Se había adelantado pronto y eso hizo que pusiera sobre el césped de Zorrilla sus mejores minutos de fútbol. Una defensa sólida, un centro del campo con oficio y una segunda línea que creó mucho peligro. El problema de esas ocasiones es que, en la mayor parte de las veces, fue mero fuego de artificio. La intención estaba ahí, pero la finalización de esas jugadas brilló por su ausencia. 

Hinestroza seguía a lo suyo. Dejó para los resúmenes una gran jugada en la que, a base de velocidad y desequilibrio, dejó en su camino hasta tres rivales. El problema fue el último pase, que fue directo a la defensa blanquivioleta. Esa fuerza y ese empuje, se alternaban con ocasiones aisladas del conjunto blanquivioleta. Y el peligro de los de Portugal tenía un nombre: Juan Villar

El futbolista onubense disfrutó de hasta tres ocasiones claras. Manu Herrera, que también había salido a por todas, se encargó de desbaratar una de las más claras. Un pase medido de Mojica por la izquierda llegó a los pies de Villar, pero su remate -algo inocente- se topó con las manos de un atento Herrera. El propio Mojica, en una falta, también probó los reflejos del madrileño, que siguió atento y dispuesto a mantener el 0-1. 

Pero el drama llegó al final. Cuando el primer tiempo ya empezaba a expirar, una falta en la frontal terminó en gol. Mojica, con un disparo potente, se topó con las manos del arquero zaragocista, otra vez. El problema, esta vez, es que el despeje de Herrera fue directo a los pies de Juan Villar, que casi de primeras puso el balón en la cabeza de un Manu del Moral que no perdonó. Buen inicio, buen fútbol, intenciones... Pero la realidad tenía forma de empate. 

Pedro, para bien y para mal

Con los precedentes de la primera parte, el Real Valladolid salió al terreno de juego creyéndose sus posibilidades, con ganas de ponerse por delante en el marcador. Encabezado el ataque por un activo, aunque poco afortunado, Juan Villar, los locales intentaron anotar su segundo gol. Mojica, muy activo en los primeros minutos de la reanudación, también puso en serios aprietos a Manu Herrera. Pero el arquero del conjunto blanquillo estuvo muy seguro siempre. 

Cosas de la vida, que cuando el Valladolid más volcado estaba llegó el segundo del Real Zaragoza. Un latigazo a la contra, con Hinestroza como maestro de ceremonias, terminó con el gol -no sin sufrimiento- de Pedro. El colombiano, en jugada personal, llegó hasta línea de fondo y le puso el balón a Lanza, otra vez. El catalán hizo un tímido remate que se encargó de remachar Pedro. El 1-2 y una estocada mortal para el Valladolid. 

En ese momento, el partido adquirió un pequeño tinte de locura. En ocasiones, se tornó incluso un poco brusco. Marcelo Silva, que había sido sustituido librándose de la expulsión, le dejó la patata caliente a Pedro. La sombra de la expulsión se cernía sobre el jugador alicantino. Si minutos antes había sido el héroe, pronto se convirtió en villano. Una entrada tonta e innecesaria le costó la segunda amarilla y la expulsión. El Zaragoza debía aguantar, una vez más, con diez. 

Pero esta vez demostró que ha aprendido de los precedentes. Que sabe sufrir. Que ya no se amilana ante un equipo que busca, por lo menos, el empate. Las entradas de Diamanka y Abraham le dieron cierto aire a los blanquillos que supieron achicar el peligro, posicionarse en el campo y resguardar el valioso botín que había conseguido. No lo perdió y ahora da un paso de gigante en la pelea por el ascenso. 

CLICK PARA COMENTAR


 

 
Así vamos...
Segunda División PT PJ
12 Reus Deportiu Reus Deportiu 20 15
13 Alcorcon Alcorcon 19 15
14 Real Zaragoza Real Zaragoza 18 15
15 Gimnastic Tarragona Gimnastic Tarragona 18 15
16 Cultural Leonesa Cultural Leonesa 17 15
El Desmarque